martes, 1 de diciembre de 2020

Amapola de jardín, Reina

 

Meteré el dedo en el centro de la flor, cesarán los miedos;

con las yemas acaricio pétalos, lloverá el amor;

pedaleo, avanzo con mi carro, llevo las herramientas de trabajo,

el viento toca mi cara, trae la vibra de un mañana mejor

o igual de lindo que hoy; hubo nubes, hubo Sol, toqué plantas,

toqué tu corazón con mis palabras, labios chocaron en cámara lenta;

pude laburar y plata recibir en contraprestación, logré escribir

está canción de movimiento, pude leer algunos versos bellos;

cené con los que quería, pensé en el arte de cada instante;

coseché pimientos picantes, los puse en aceite con vinagre,

también vi la Luna y su luz tan pura, me lavó

de vanos pensamientos, hubo reconexión;

Madre nuestra y Padre nuestro que están en los cielos,

gracias por su luminosidad, por su calor, por su abrazo estelar,

por su efecto de meditación, de contemplación;

por su recuerdo de que estamos acá, otro día más;

abajo, los reflejos de nuestras almas estallando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pan y circo

Paraíso y curupí, dos amigos del jardín; malvón, vos sabés que, sos flor de mi predilección; brugmansia de flores blancas, sombr...